viernes, 12 de agosto de 2011

IN MEMORIAM: FRANCISCO SOLANO LOPEZ (1928-2011)

Francisco Solano López, el hombre que creó la identidad gráfica de uno de los máximos iconos de la historieta argentina, falleció hoy en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a raíz de una hemorragia cerebral que vino a complicar aún más el delicado cuadro de salud que lo tenía internado desde mayo pasado.


Solano López había nacido en la ciudad de Buenos Aires en 1928. Descendiente del homónimo militar y presidente paraguayo, héroe de la Guerra de la Triple Alianza, al despuntar los ’50 ya estaba trabajando profesionalmente para la Editorial Columba, firmando las planchas de Perico y Guillermina junto con el guionista Roger Plá. Y para 1955 formaba parte del plantel de la Editorial Abril, donde se encargó de la parte gráfica de Uma-Uma (publicada en Rayo Rojo) y del renovamiento visual de Bull Rockett, ambas creaciones de Héctor Germán Oesterheld.

Cabezal de Uma-Uma, una de sus primeras colaboraciones con Oesterheld


Autodidacta, desde sus primeras páginas Solano López construyó un estilo gráfico sólidamente apoyado en la expresividad gestual de los personajes (poniendo especial énfasis en ojos, caras y manos) y en la escenificación de arquetipos locales humanos y urbanos reconocibles por el público lector, privilegiando la narración por sobre el divismo estético ilustrativo.
Convocado por Oesterheld, pasó a formar parte del plantel de Editorial Frontera que revolucionó la forma de hacer y leer la historieta popular en la Argentina. Para las revistas Hora Cero y Frontera ilustró las aventuras de Rolo, el marciano adoptivo, Amapola Negra, Rul de la Luna y Joe Zonda, además de tomar la posta en Ernie Pike tras el alejamiento de Hugo Pratt. Esta capacidad innata para abordar temáticas tan disímiles como la ciencia-ficción, el costumbrismo y la aventura bélica, hicieron de Solano López el artista ideal para plasmar la máxima epopeya historietística argentina: El Eternauta, originalmente serializada entre 1957 y 1959.



Primer plano de Juan Salvo, El Eternauta


El cierre de la Editorial Frontera coincidió con las primeras colaboraciones de Solano López para la editorial británica Fleetway, cuyo volumen aumentó exponencialmente con el paso del tiempo. Clásicos del cómic inglés de la década del ’60, poco conocidos en el resto del mundo, escaparon de su pluma todoterreno: Galaxus: The Thing from Outer Space, Pete’s Pocket Army, The Wizard of Football, World Wide Wheelers, The Drowned World, Janus Stark, Kelly’s Eye, Raven on the Wing, King Pharoah, Ozzie the Loan Arranger, The Lotus of Liberty Hall, Dark Angel, Toys of Doom, M.A.C.H. 1, Gargan, the Fugitive from Planet Scor, Britain AD 2170, Sweeper Sam, Adam Eterno y una memorable serie de episodios del máximo héroe bélico ingles, Battler Britton, poblaron las páginas de las revistas Buster, Smash, Valiant, Knockout, Hot-Shot, Eagle y Thriller Picture Library, equivalentes ingleses (en circulación y reconocimiento masivo) a los títulos que Editorial Columba impuso en la Argentina.


Página de Janus Stark, una de las creaciones más recordadas de Solano para el mercado inglés


En agosto de 1962, el mensuario Super Misterix inició la serialización de Marcianeros, aventura fantacientífica escrita por Oesterheld. Pero el éxito alcanzado en Europa y la cantidad de trabajo que le demandaban desde el viejo continente, forzó a Solano a dejar Marcianeros en manos de su colaborador de siempre, Julio Schiafino. Aunque estuvo radicado en Europa entre 1963 y 1968, la colaboración de Solano con Fleetway se extendería hasta mediados de la década del ’70.
Profesionalmente, regresó a la edición local con el advenimiento de Ediciones Record y el éxito sostenido de Skorpio. Más allá de los unitarios y el fallido relanzamiento de Ernie Pike, la realización de El Eternauta segunda parte (publicado entre 1976 y 1978) marcó a fuego la vida personal de Solano López. Además del secuestro de Oesterheld, Solano tuvo que lidiar con la detención de su hijo Gabriel, que fue puesto en libertad por la policía con la condición de que toda la familia abandonara la Argentina. Así fue como recalaron en España, país en donde Solano finalizó las planchas de El Eternauta segunda parte.


Ilustración para la portada del Libro de Oro Skorpio en donde se inició la serialización de El Eternauta segunda parte


En el exilio, trabajó junto con su hijo en tres de sus obras más personales, la saga de Ana, los episodios autoconclusivos de Historias tristes y la inconclusa La Guerra del Paraguay. De este mismo periodo es Slot Barr, aventura de ciencia-ficción guionada por Ricardo Barreiro; y Evaristo, recreación policial del Buenos Aires de los ’50 que Carlos Sampayo escribió tomando como base la figura real del comisario de la policía Evaristo Meneses. Todas estas historietas se publicaron primero en Europa y mucho después llegaron a la Argentina. Mientras tanto, el trazo de Solano López pudo verse aquí en la bélica Aguila Negra, serie de Ray Collins que Editorial Columba incorporó en el lanzamiento de su último gran título, Nippur Magnum, a comienzos de 1980.


Dramática secuencia de Historias tristes, con guión de su hijo Gabriel


Asentándose en Río de Janeiro (Brasil) en 1984, estrechó lazos creativos con dos prolíficos guionistas: Ricardo Barreiro y Pablo Maiztegui (Pol). Con el primero, realizó Ministerio, El Instituto y El televisor, seriales que albergó la revista Fierro en la Argentina democrática; y que mostraron a un Solano López incursionando en el terreno del erotismo. Para la italiana Eura, dibujó una serie de unitarios escritos por Maiztegui, de neto corte ecológico y ambientalista, situados en el Brasil, denunciando la corrupción política, la discriminación indígena y el asesinato de Chico Mendes, sindicalista defensor de la Amazonia. Para Fierro adaptó dos clásicos literarios de relieve político-social: Cabecita negra, de Germán Rozenmacher; y Operación masacre, de Rodolfo Walsh, periodista y escritor, vital miembro de Montoneros que fuera secuestrado y asesinado por la dictadura militar.


Una de las páginas más famosas de la adaptación de Operación masacre


En exclusiva para el mercado estadounidense, Solano adaptó Freaks, la memorable película dirigida por Tod Browning en 1932 (Fantagraphics, guión de Jim Woodring); y Burial of the Rats, novela de Btam Stoker, autor de Drácula, que fuera publicada por el efímero sello Cosmic Comics, propiedad del cineasta Roger Corman.
Desde 1995, Solano vivía en la Argentina y publicaba en todo el planeta: El día del juicio, un guión de Ricardo Barreiro que anticipó los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001; cuatro secuelas de El Instituto, la serie erótica Sexy Stories; y la miniserie Aliens: Kidnapped, prolongando la saga cinematográfica originada por Ridley Scott, son ejemplo de ello.
Siempre preocupado por la realidad social y política de la Argentina y el mundo, historietizó parte de Mano Dura, la investigación periodística de Horacio Cecchi sobre un caso policial que sacudió a la Argentina: La masacre tras el asalto al Banco Nación de la localidad bonaerense de Villa Ramallo; y colaboró en 9-11, obra coral que las norteamericanas DC Comics, Dark Horse, Image y Chaos Comics! coeditaron tras los atentados de Al Qaeda en territorio estadounidense, con la idea de concientizar a la ciudadanía y, al mismo tiempo, recolectar fondos para las víctimas y los organismos no gubernamentales de ayuda. En 2010, con motivo del bicentenario de la revolución de mayo que derivaría, en 1816, en la independencia argentina, Solano ilustró el relato de Roberto Lorenzo sobre La Guerra contra el Paraguay, una de las historietas más logradas del volumen antológico La Patria dibujada, publicado por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación.


Página de La Guerra contra el Paraguay para el libro antológico La Patria dibujada


Desde 1997, Solano López venía retomando periódicamente las aventuras de Juan Salvo, tanto autoral como editorialmente. En el primero de los roles, con guiones de Maiztegui dibujó El mundo arrepentido (1997); y la trilogía El Eternauta: El regreso, El Eternauta: El regreso. La búsqueda de Elena y El Eternauta: El regreso. El fin del mundo (2001-2010), publicados en la Argentina por Doedytores. Como director editorial de la línea Universo Eternauta, además, Solano coordinó las producciones de los tres volúmenes que, a la fecha, conforman la colección: La remasterización de El mundo arrepentido, Odio cósmico y El perro llamador y otras historias.


El Eternauta: El Regreso


En el último tiempo, venía realizando ilustraciones para La Sección Imposible, columna regular de Teodoro Boot que alberga el sitio web de Télam, la agencia noticiosa del Estado argentino; y había diseñado las ilustraciones básicas para el largometraje animado Eva de la Argentina, proyecto dirigido por la periodista María Seoane.


La Evita de Solano López


En octubre de 2008, Francisco Solano López había sido nombrado “Personalidad Destacada de la Cultura” por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

No hay comentarios:

Publicar un comentario