miércoles, 29 de junio de 2016

LA ILUSIÓN DE ESTAR CONTIGO: MADAME BOVERY

La ilusión de estar contigo. Directora: Anne Fontaine. Protagonistas: Fabrice Luchini, Gemma Arterton, Jason Flemyng, Isabelle Candelier, Mel Raido, Elsa Zylberstein, Edith Scob, Niels Schneider y Kacey Mottet Klein, entre otros. Guionistas: Pascal Bonitzer, Anne Fontaine, en base a la novela gráfica Gemma Bovery, de Posy Simmonds. Albertine Productions / Gaumont / France 2 Cinéma / Cinéfrance 1888. Francia, 2014. Estreno en la Argentina: 30 de junio de 2016. 

En estos tiempos en que el cine y el cómic están viviendo su amorío más fogoso, uno puede llegar a creer que el único resultado posible tiene que pasar por superhéroes más o menos oscuros, más o menos conflictuados, en largas películas saturadas de testosterona y movimiento acelerado. Pero no, por suerte de esta relación también puede surgir una obra preciosa e intimista, enfocada en las pequeñas grandes cosas que todavía siguen moviendo al mundo: El amor, la pasión, el aburrimiento, los ideales románticos, la conviviencia cotidiana, el adulterio como escape de la banalidad hueca y la incidencia de tanto tiempo muerto en una ciudad de provincia.




La ilusión de estar contigo (horripilante “traducción” del original Gemma Bovery) adapta la novela gráfica de Posy Simmonds, historietista británica que ya le diera al cine su Tamara Drewe, filmada por Stephen Frears para el lucimiento femenino de Gemma Arterton, que aquí presta su físico y su emoción a la Gemma Bovery del título. Relectura moderna del clásico inmortal de Flaubert, Madame Bovary, el cómic y el filme elaboran los paralelismos que pueden existir entre la vida y el arte, entre una mujer de carne y hueso y otra surgida del ideario masculino, entre el destino y los malentendidos nacidos al calor de las alienaciones generadas por las sociedades industriales.


Sátira de corte social que combina el humor con el drama, el erotismo con el misterio, el inaccesible aislacionismo del alma humana con la majestuosidad a cielo abierto de los bellos y bucólicos escenarios naturales de la Normandía francesa, el mismo enclave elegido por Flaubert para montar su literario retrato naturalista. Desde la ambigüedad que aporta la mirada voyeurista del ex parisino Martin Joubert (la máscara del doble galo de Francella, Fabrice Luchini), tan obsesionado con Gemma Bovery como con Emma Bovary, vamos a entrar de lleno en un mundo metaliterario donde las acciones parecen confluir de manera orgánica hacia la tragedia. 


¿Lo mejor de todo? Anne Fontaine elige no encerrarse en la lealtad inquebrantable al cómic (algo lógico en una ficción que elabora la infidelidad como signo de rebelión), alterando nimios detalles de la trama y renunciando a la reproducción sistemática de encuadres y tempos narrativos que sirvieron a Posy Simmonds para anudar la historia en secuencias impresas sobre el papel. Aquí manda el cine, la cámara que sabe cuándo y cómo moverse, qué mostrar y qué no, apoyándose en la poesía estilística del punto de vista y la voz interior, para arribar al mismo destino que la historieta. El gusto agridulce con que la existencia sazona nuestro corto paso por este mundo. 
Fernando Ariel García

martes, 28 de junio de 2016

DOS TIPOS PELIGROSOS: ARMA MORTAL REMIXADA

Dos tipos peligrosos. Director: Shane Black. Protagonistas: Russell Crowe, Ryan Gosling, Kim Basinger, Angourie Rice y Matt Bomer, entre otros. Guionistas: Shane Black, Anthony Bagarozzi. Misty Mountains / Bloom / Lipsync Productions. EE.UU., 2016. Estreno en la Argentina: 30 de junio de 2016. 

¿Cómo sintetizar tres décadas tan distintas (y tan complementarias) como los ’70, los ’80 y los 2000? Una (muy) buena respuesta a este interrogante es Dos tipos peligrosos (The Nice Guys), película con que Shane Black (Iron Man 3) alcanza la representación cinematográfica más acabada de su estilo, de su perspectiva narrativa hecha a base del entrecruzamiento de géneros. En este caso, una comedia policial de acción protagonizada por la (a)típica pareja despareja. 

Si suena muy parecido a la base de la saga Arma Mortal que entronizaran Mel Gibson y Danny Glover en el mundo analógico, no es casualidad. Blake fue el escritor de la primera parte, el que definió ese combo inolvidable de heroicidad y patetismo, apoyándose en un delicado equilibrio entre el espectáculo y la intriga, mechándolo todo con gags humorísticos (verbales y físicos) de timing perfecto y envidiable. 


Los dos tipos del título, Russell Crowe y Ryan Gosling, son tan distintos e iguales que (aunque no lo sepan y/o no quieran) nacieron para estar juntos, para protegerse las espaldas y terminar de conformar la familia que a ambos les falta, por diversos motivos. ¿Perdedores nostálgicos que sólo se mueven por plata? ¿Héroes románticos capaces de jugarse el pellejo por una causa noble? Si es que de verdad quieren acabar con la conspiración que está saliendo a la luz antes de ponerse a pensar en secuelas, en esta aventura van a tener que ser (y hacer) las dos cosas.


Con cinismo y amargura, con una mala leche no exenta de ternura y piedad, Black editorializa sobre nuestro presente al reírse de las miradas prospectivas con que se imaginaba el futuro desde el pasado. De ahí que la síntesis temporal de las tres décadas potencie el abanico de sensaciones que abre la película. En la ficción, estamos en 1977, en una Los Angeles marcada por el sexo, las drogas y la música disco. En la narrativa cinematográfica, recuperamos el discurso de los tanques ochentosos, pero con la imaginería visual moderna. Y en la percepción actual del espectador, terminamos de cerrar el proceso de creación de sentido que (valga la redundancia) da sentido a la experiencia final. 


Como si todo esto fuera poco, Dos tipos peligrosos prueba la existencia del cine porno con argumento y conciencia social. ¿Se puede pedir algo más? 
Fernando Ariel García

viernes, 24 de junio de 2016

DKR - THE LAST CRUSADE: OTRA MUERTE EN LA FAMILIA

Dark Knight Returns: The Last Crusade. Guión: Frank Miller y Brian Azzarello, basado en The Dark Knight Returns, de Frank Miller (acreditado); y A Death in the Family, de Jim Starlin y Jim Aparo (no acreditado). Dibujos: John Romita Jr. Tinta y color: Peter Steigerwald. Portadas: John Romita Jr. (regular), Frank Miller, Jim Lee, Lee Bermejo, Bill Sienkiewicz (alternativas). Editor: Mark Doyle. 64 páginas a color. DC Comics. ISBN: 978-1401-26-506-9. EE.UU., agosto de 2016. 

No estoy encontrando la cantidad de tiempo que me gustaría dedicarle a la lectura. Por ende, libros y revistas se me siguen acumulando. Y a un ritmo que no puedo controlar. En algún lugar de la pila están dos números del DK III: The Master Race, esperando su turno. La nueva secuela me atrae, es cierto, pero no tanto como para despertarme la ansiedad de buscarlas en medio del caos vertical que crece. Pero no me pasó lo mismo con Dark Knight Returns: The Last Crusade, novela gráfica que oficia de precuela al DKR original. Y la razón tiene nombre y apellido ilustre: John Romita Jr. 


¿Qué le voy a hacer? Romita Jr. es una debilidad. Me gusta lo que hace. Me pueden la elegancia y la potencia con que sabe resolver las obviedades del género superheroico. Una capacidad narrativa que le cae como anillo al dedo a esta historieta, que también resuelve con originalidad el hecho obvio (por conocido) que le aporta el espesor dramático insoslayable a esta trama. 


No arruino nada al decir que todo gira alrededor del destino final del segundo Robin, el Jason Todd que los lectores norteamericanos eligieron enterrar en Una muerte en la familia, el arco argumental que marcó al Hombre Murciélago en el lejano 1988. Y aunque no figure en los créditos, es en esta saga que Frank Miller y Brian Azzarello buscaron referenciarse al escribir The Last Crusade. Este Jason Todd que retratan con rápidas y precisas pinceladas, coincide con el que Jim Starlin perfiló durante su andadura al frente de los guiones de Batman que desembocarían en un Robin muerto: Un personaje violento, que no mide las consecuencias de su accionar extremo porque, simplemente, disfruta haciendo lo que hace. 


Las diferencias entre ambas aventuras terminan prevaleciendo por los detalles que Miller y Azzarello van soltando por carriles aledaños a la ruta principal. Los condimentos con que sazonan un plato conocido hasta el hartazgo, logrando sutilezas que modifican y amplían la percepción de los sabores en boca. Nada más (y nada menos) que los paralelismos entre Batman y el Guasón, preparativos para el choque último que ocurrirá recién en el DKR iniciático, aquel que leímos por primera vez hace treinta años. 


Sabiendo que el final del cómic viene sabido de antemano, Miller y Azzarello aciertan al buscar el interés del lector en el desarrollo concatenado de los tres procesos internos que entrelaza The Last Crusade. Por un lado, la decadencia social y moral de Ciudad Gótica, que corre en paralelo al ascenso del Guasón como figura de culto para las nuevas delincuencias. Y por otro, el estigma de un Batman transitorio entre la plena dedicación y el retiro. Un Batman que se está poniendo viejo, con signos evidentes de fatiga, que permiten la aparición de miedos, fragilidades y dudas tapadas hasta ahora por la obsesión monolítica que vino motorizándolo sin descanso. La toma de consciencia de su finitud como encarnación física de un símbolo destinado a trascenderlo. Necesaria continuidad de un legado que lo obligará a evaluar la calidad de su rol cuasi parental con Robin, su responsabilidad en la crianza de la próxima encarnación del mito. 


Sutilezas que el trazo de Romita Jr. traduce con contundencia y plasticidad. Respetando la puesta narrativa y el tempo del DKR milleriano, potenciando sus logros comunicacionales y descartando aquellas novedades que el tiempo terminó transformando en clichés. Una historia de baja escala que (re)pone en valor la carga traumática de un punto y aparte en la cronología interna del héroe. Y que ha logrado despertar, en mí, la ansiedad para buscar esos dos números del DK III que tenía arrumbados. 
Fernando Ariel García 

Frank Miller 

Jim Lee 

Lee Bermejo 

Bill Sienkiewicz 

Links: 

"EL FRANCESITO" SE ESTRENA EN LA ARGENTINA EL 28 DE JULIO

(Información de prensa) Un documental (im)posible sobre Enrique Pichon-Rivière. El francesito (Argentina, 2016) de Miguel Luis Kohan, se estrena el próximo 28 de julio.


Más de una encuesta afirma que la Argentina es uno de los países con más psicoanalistas en el mundo. En este documental, Kohan investiga como si fuera Sherlock Holmes de qué manera la obra de Enrique Pichon-Rivière provocó semejante fenómeno.



"¿Cómo “encontrarse” con Pichon Rivière? -se pregunta Miguel Luis Kohan- ¿Cómo dar cuenta de alguien que provocó un impacto tan fuerte en la forma de abordar y relacionarse con la locura y la neurosis, extendiendo esto a la sociedad como un lugar posible para realizar la “cura” o entregarse a la “perdición”?. ¿Cómo acercarse a alguien que como introductor del psicoanálisis y fundador de una corriente teórica original denominada psicología social creyó en la palabra compartida, y que además, no tuvo especial predilección por la escritura, motivo por el que no dejó testimonio escrito? ¿Qué relación talló tan hondo para que su contacto con la poesía marcara un norte en sus investigaciones y sobre todo, en su praxis?". 


Para el director, "todo esquema referencial (como el mismo Pichon Rivière decía) es necesariamente autobiográfico. Los contextos que le tocaron vivir desde su infancia y adolescencia le fueron marcando 'la cancha' y moldeando una evolución conceptual con mucho de tierra, de río y de espacios bucólicos y peligrosos. Mirar a una pantera a los ojos no será muy diferente a enfrentarse a los ojos del que está 'loco'. Pichon no tenía miedo. Ni de la pantera, ni de la locura. Pero su tristeza por el mundo era honda y a la vez, generosa. El dolor tenía algo festivo por el simple hecho de estar vivo. Quizás fue ese uno de los fundamentos para todo lo que desarrolló luego, como terapeuta. Y para citar a Rimbaud, uno de sus autores más frecuentados, La herida estaba allí, para que yo la encarne. Las facetas de Pichon son como un fractal. ¿Habrá una revelación de una ética que nos permita acercarnos a su vida para vislumbrar el valor de su obra? ¿Será este un documental (im)posible?. Mis intervenciones en la película, como médico psicoanalista y cineasta, intentan construir un camino, en donde el encuentro con los discípulos y escenarios en donde vivió nos acercará a nuevos interrogantes, de un hombre que supo y deseo mirar la locura a los ojos". 

Dijo la crítica: 
Maia Debowicz
 (reseña para el 18º BAFICI): No existirían en Argentina tantos fanáticos de Woody Allen de no ser por Enrique Pichon-Rivière. El Francesito, como le decían sus amigos, ancló las raíces del psicoanálisis en nuestro país para que crezcan como árboles gigantescos que en vez de frutos ofrecen divanes. El psiquiatra y psicoanalista creció en la selva chaqueña, entre las manchas de los pumas y los dientes afilados de los yacarés. Cuentan sus allegados que esa infancia salvaje fue el crayón que bocetó su camino profesional, el cemento con el que construyó su obsesión por descifrar la locura. Kohan entrevista a colegas, familiares y admiradores de la obra de Pichon-Rivière para convertir al monumento en ser humano. A través de diferentes anécdotas, el director teje un sweater de celuloide que abriga al mismo tiempo que pica. Eso es, en definitiva, lo que produce el psicoanálisis.

martes, 21 de junio de 2016

RINCÓN DE LA BOLSA: CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Rincón de la Bolsa. Guión: Nicolás Peruzzo. Arte: Gabriel Serra. Portada: Gabriel Serra. 56 páginas a color. Estuario Editora / Grupo Belerofonte / Ninfa Comics. ISBN: 978-9974-91-226-7. Uruguay, mayo de 2016. Descarga gratuita desde el sitio web de Ninfa Comics aquí

Boludeando por internet, mientras buscaba el sitio web de Ninfa Comics para descargarme esta historieta, encontré que Rincón de la Bolsa es (o fue) el nombre real de una ciudad emplazada en el área metropolitana de Montevideo. Desconozco si la aldea que pintan Nicolás Peruzzo y Gabriel Serra en la novela gráfica Rincón de la Bolsa se corresponde fehacientemente con la que está (o supo estar) en los mapas; y la verdad es que no importa mucho a la hora de entender el fresco social, político y humano que los autores transmiten con veracidad, nervio melancólico y esa sensibilidad de íntimo desasosiego que sólo late en las orillas rioplatenses.


Pensada y realizada para entablar un sincronizado diálogo ideológico, temático y estético con El astillero de Juan Carlos Onetti, la ciudad-pueblo a la que llegamos como lectores es el reflejo ideal de un Uruguay multitemporal, fusión simbólica que condensa en unos días de ficción el regional tránsito histórico que va de los tumultuosos ’60 a los traumáticos ’90. De ahí (supongo) la imposibilidad de escapar de esa atmósfera densa, pesada, agobiante, tan cansina como cansada, que resume el estado valdemariano de muerte suspendida, de falsa vida prolongada en la que han caído el lugar y sus habitantes. 


La razón es tan simple como conocida. Tras el cierre de la textil Larsen (homenaje directo al protagonista de la novela que Onetti publicó en 1961), el pueblo anarco-comunista de Rincón de la Bolsa encalló en esta zona fantasma que se engulló los trabajos, la dignidad y la identidad de las familias del lugar. La pulseada que ganó la nueva cultura empresarial del capitalismo salvaje, la perdió aquella veterana concepción sindical que tenía en el ascenso social de la clase trabajadora su motivación principal. 


Cinco años después del fin del mundo, el impacto social sigue golpeando con la misma fuerza, con la misma persistencia. Rincón de la Bolsa está hecho bolsa, no llega a ser ni la sombra de lo que supo ser gracias a las conquistas sociales que les fueron vilmente arrebatadas. A este paraje olvidado de las manos de Dios y del Estado cae un auditor, atravesado por problemas familiares y existenciales, para decidir sobre el futuro inmediato de la textil. Sin saber que el proceso lo llevará a decidir también sobre su futuro inmediato y sobre el futuro inmediato del pueblo, sus habitantes y las recargadas expectativas que su presencia ha generado en las calles, las casas y las mesas del lugar. 


Más allá de la afiatada crónica del desbarranque programado de un proyecto industrial, esta recopilación expandida de la historieta serializada en la revista Lento entre abril y diciembre de 2015, consigue poner en palabras, en rostros, en emociones, la profundidad de las cicatrices causadas por la aniquilación del Estado de Bienestar. No sólo en el desamparo colectivo generado por la retirada de las políticas sociales redistributivas e igualadoras, sino (y sobre todo) en el ámbito privado de las personas, hombres y mujeres a quienes les fue quitado todo, hasta la capacidad de imaginarse felices. 
Fernando Ariel García

HOY SALE A LA VENTA (EN ITALIA) EL TEXONE DE ENRIQUE BRECCIA

(Información de prensa) Hoy, 21 de junio, llega a los kioscos italianos el Texone firmado por Enrique Breccia. Y anticipándose al evento, el maestro argentino le dedicó un video exclusivo a todos los fanáticos de Águila de la Noche.


El Nº 31 de la colección Speciale Tex, popularmente conocida como Texone, se enorgullece de incluir entre las filas de sus colaboradores a otro maestro de la historieta internacional, Enrique Breccia. 


Capitan Jack, la emocionante historia creada por el guionista Tito Faraci, se desarrolla en 224 páginas donde la maestría del autor argentino -desde 2011 italiano por adopción-, estamos seguros, te dejará sin aliento.




En California, los cazadores rebeldes de Hooker Jim exterminar a la familia de Foster, un viejo amigo de Tex y Carson. El choque entre los Modoc del Capitán Jack y el ejército de los EE.UU. es inminente. 



Los indios cuentan con el valioso conocimiento del campo de batalla, las Lava Beds", una seguidilla de acantilados, barrancos y cuevas. Y mientras el despliegue masivo de las fuerzas militares hace que el coronel Wheaton se sienta seguro de la victoria, Tex y Carson llevan su justicia calibre 45 a ambos lados del tablero. 



He aquí un pequeño aperitivo de lo que te espera, en este video que Breccia ha dedicado a todos los entusiastas lectores de Tex!

miércoles, 15 de junio de 2016

VOLVIÓ VALENTINA, DIOSA A LOS 50

(Información de prensa) A cincuenta años de su nacimiento, Valentina vuelve en cinco nuevas historias, dibujadas para Viva Valentina! (Edizioni BD) por algunos de los protagonistas de la actual escena historietística italiana, contando con una introducción escrita por Antonio Crepax (hijo de Guido Crepax, creador de la femme fatale más importante del fumetto), que cuenta un diálogo imaginario entre Valentina y Guido Crepax. 


Ilustraciones de tapa y contratapa, a cargo de Gilles Vranckx

Maurizio Rosenzweig, Corrado Roi, Adriano De Vincentiis, Tuono Pettinato y Lola Airaghi  son los autores que abordan los años '60, '70, '80 y '90, dibujando con sus personales estilos las nuevas aventuras de Valentina Rosselli, algunas surgidas de la pluma de Micol Beltramini. 



Adriano De Vincentiis
Rindiendo homenaje al inolvidable personaje de Crepax, también se cuentan las contribuciones de diversos escritores que, a lo largo de las décadas, han generado palabras, pensamientos y cartas a Valentina, echando luz sobre la fascinante complejidad del mundo de los sueños que caracteriza la serie; destacando el magnetismo de su imaginario en el pasado, el presente y el futuro.





Corrado Roi

Del impacto en la moda hasta los paralelismos con el cine de vanguardia, el libro se detiene en las oportunas reflexiones de Natalia Aspesi, Morando Morandini, Gillo Dorfles, Umberto Eco, Roland Barthes, Fulvia Serra, Oreste Del Buono y Giampiero Mughini, entre otros, que analizan la relación entre Valentina y la sociedad, la política, el erotismo, el diseño y el feminismo. 

Tuono Pettinato

Lola Airaghi

Viva Valentina! cierra con las notas personales y familiares de Giacomo, Caterina, Antonio y Luisa Crepax, dedicadas a la memoria y la grandeza de Guido Crepax, cuyos dibujos mantienen vivo el enlace entre imagen y texto, que él supo registrar en sus páginas de forma magistral e irrepetible.



Maurizio Rosenzweig

Bonus Track 
Hace unos meses, Fantagraphics publicó en los EE.UU. The Complete Crepax: Dracula, Frankenstein, And Other Horror Stories, lujoso tomo que vino acompañado por un fascículo en donde algunos de los más importantes autores de la casas le rindieron homenaje a Guido Crepax y a Valentina.

Gilbert Hernández 

Richard Sala 

George Pratt 

Mr. Ed 

V