jueves, 5 de mayo de 2016

CAPITÁN AMÉRICA: CIVIL WAR: DE PODERES Y RESPONSABILIDADES

Capitán América: Civil War. Directores: Anthony Russo y Joe Russo. Protagonistas: Chris Evans (Steve Rogers / Capitán América), Robert Downey Jr. (Tony Stark / Iron Man), Scarlett Johansson (Natasha Romanoff / Viuda Negra), Sebastian Stan (Bucky Barnes / Soldado del Invierno), Anthony Mackie (Sam Wilson / Halcón), Don Cheadle (teniente James Rhodes / Máquina de Guerra), Jeremy Renner (Clint Barton / Ojo de Halcón), Chadwick Boseman (T'Challa / Pantera Negra), Paul Bettany (Visión), Elizabeth Olsen (Wanda Maximoff / Bruja Escarlata), Paul Rudd (Scott Lang / Ant-Man), Emily VanCamp (Sharon Carter), Tom Holland (Peter Parker / Hombre-Araña), Daniel Brühl (Zemo), Frank Grillo (Brock Rumlow / Crossbones), William Hurt (Thaddeus Ross, secretario de Estado de los EE.UU.). Con Marisa Tomei (May Parker), John Slattery (Howard Stark) y Hope Davis (Maria Stark). Participación especial de Stan Lee. Guionistas: Christopher Markus y Stephen McFeely, basados en personajes y situaciones de distintos cómics Marvel, en particular Civil War (de Mark Millar y Steve McNiven) y sus series relacionadas; y la andadura del guionista Ed Brubaker al frente de Captain America. Marvel Studios. EE.UU., 2016. Estreno en la Argentina: 5 de mayo de 2016. 


Si hubo una película de superhéroes complicada para hacer, debe haber sido esta. Es la tercera del Capitán América, pero también funciona como la cuarta de Iron Man y la tercera de los Vengadores. O como los pilotos para las primeras aventuras en solitario del Hombre-Araña y Pantera Negra (a estrenarse, respectivamente, en julio de 2017 y febrero de 2018). Y hasta se toma el trabajo de hacer avanzar las problemáticas de aquellos superhéroes con y sin filmes propios, desde Viuda Negra a Visión, proponiendo interesantísimas variables para Máquina de Guerra y Ant-Man, cuyo minúsculo tramo XXL amerita un desarrollo mayor. 


Como en la anterior entrega del Centinela de la Libertad, Capitán América: Civil War (Captain America: Civil War) hibrida géneros que le son muy compatibles al superheroico: El cine catástrofe post 9-11, el bélico, el espionaje internacional y, a diferencia de El soldado del Invierno, la comedia que tan buenos resultados obtuviera en las taquillas de Guardianes de la Galaxia y Ant-Man. Pero aquello que antes aparecía disociado, aquí se muestra orgánicamente ensamblado. Tanto, que hasta se permite una épica batalla entre las dos facciones que puede ser paladeada como un mediometraje (relativamente) independiente, capaz de condensar la filosofía (industrial y artística) inherente a este universo de papel trasladado a la gran pantalla.


Pero si algo hace que Civil War sea la película más lograda de este interminable tetris fílmico, es el haberse animado a abrir un debate sobre el axioma identitario de Marvel: Todo gran poder conlleva una gran responsabilidad. Y esa responsabilidad gira alrededor de la ideología que sustente el uso de ese gran poder. Sobre todo cuando ese uso genera consecuencias irreversibles en los vasos comunicantes que van y vienen entre los derechos individuales y los derechos colectivos, entre las personas y los estados soberanos. Un dilema moral que no tiene respuesta única, que no se arregla a las trompadas y que requiere de una permanente mediación empática para administrar las fuerzas tendientes a equilibrar semejante estado de tensión.


Respondiendo a la avasallante campaña de marketing mundial que incitaba a tomar partido por una de las dos posiciones (libertad de conciencia o control político supranacional, el Capi o el Cabeza de Lata), Civil War elige de qué lado pararse. No en vano, pudiendo haber sido un montón de películas distintas, decidió ser la tercera entrega del Capitán América. Y que esa postura convalide los argumentos esgrimidos por los EE.UU. para (auto)justificar sus decisiones en materia de política exterior e injerencia extraterritorial, habla de la honestidad intelectual con que se abordó la realización del filme; y de los peligros latentes que puede esconder una causa justa resuelta unilateralmente. 


Producto típico de la Casa de las Ideas, Civil War también piensa en los Zombies Marvel. A ellos van dirigidos la llegada de Red Wing bajo las alas protectoras del Halcón, el infaltable chiste de (y con) Stan Lee y las dos minisecuencias entre y post-títulos finales. Esta última, sobre todo, pensada para dejarnos caminando (literalmente) por las paredes. 
Fernando Ariel García 


Marvelinks: 
Agents of S.H.I.E.L.D. (1º temporada y 2º temporada
Daredevil (primera temporada

viernes, 29 de abril de 2016

STAR WARS HACE FUERZA POR LOS INUNDADOS DEL LITORAL ARGENTINO

(Información de prensa) Este año los fans están invitados a celebrar el Día de Star Wars en Buenos Aires con una acción completamente solidaria junto a Village Cines, para ayudar a los afectados por las inundaciones del litoral argentino a través de Fundación Sí.


El martes 3 de mayo a las 20:00 horas se proyectará la película Star Wars: El despertar de la Fuerza en simultáneo en dos salas 3D del complejo Village Recoleta, y todo lo recaudado por la venta de entradas será donado a Fundación Sí para ayudar a los damnificados por las inundaciones que actualmente afectan el litoral del país.


A partir de hoy las entradas para las funciones benéficas están a la venta a través del sitio web villagecines.com y también se podrán adquirir en las boleterías del cine hasta agotar localidades. Además, en la entrada a las salas se recibirán donaciones de alimentos no perecederos que también se destinarán a la misma causa.


El evento invita a toda la familia a disfrutar de una noche solidaria que comienza con la proyección del trailer de Rogue One: Una historia de Star Wars, seguido de toda la emoción de Star Wars: El despertar de la Fuerza, que se exhibirá nuevamente por única vez en sus dos versiones: Original en inglés con subtítulos en español; y doblada al español.


El Día de Star Wars es una tradición popular anual iniciada por los fans que Lucasfilm ha adoptado por completo, realzando el espíritu del fanatismo compartido con actividades solidarias, nuevos contenidos, fiestas y mucho más. Los mensajes de May the 4th be with you —que surge de la asociación fonética de la frase en inglés May the Force be with you (Que la Fuerza te acompañe)— y Fuerza para el Cambio conectan a fans de todo el mundo, inspirándolos a realizar acciones con un impacto positivo en el mundo. En este día tan especial, los fans realizan actividades con fines benéficos y comparten sus mensajes en las redes sociales. Todas las celebraciones de May the 4th be with you —el Día de Star Wars— en la Argentina y toda Latinoamérica podrán seguirse a través de Twitter y Facebook. Los fans están invitados a celebrar usando los hashtags #StarWarsDay y #ForceForChange desde todas sus redes. 
¡Mostrá tu Ferza y colaborá con los inundados del litoral argentino! 


Rogue One: Una historia de Star Wars es la primera película en la nueva serie de filmes independientes de Lucasfilm y narra la historia de un grupo de improbables héroes que se une para emprender una osada y aparentemente imposible misión para robar los planes de la más reciente arma de destrucción. El elenco incluye a Felicity Jones, Diego Luna, Ben Mendelsohn, Donnie Yen, Jiang Wen, Mads Mikkelsen, Alan Tudyk, Riz Ahmed y Forest Whitaker. Está dirigida por Gareth Edwards y producida por Kathleen Kennedy, Allison Shearmur y Simon Emanuel. John Knoll y Jason McGatlin se desempeñan como productores ejecutivos y John Swartz y Kiri Hart como coproductores. Rogue One: Una historia de Star Wars se estrenará en la Argentina el 15 de diciembre.


El principal objetivo de la Fundación Sí es promover la inclusión social de los sectores más vulnerables de la Argentina. El trabajo es llevado adelante por un gran número de voluntarios mediante un abordaje integral que trabaja la asistencia, la contención, la capacitación, la educación y la cultura del trabajo. La fundación lleva adelante los siguientes proyectos: Centro Universitario Warmi, Residencias Universitarias en Santiago del Estero y La Rioja, Programa de inclusión Si Pueden, Recorridas Nocturnas y el Banco de Instrumentos Musicales. A su vez, la fundación interviene ante cada catástrofe natural asistiendo a las familias afectadas en el reequipamiento de sus casas, herramientas de trabajo y escuelas.

jueves, 28 de abril de 2016

L’HOMME QUI TUA LUCKY LUKE: EL REGRESO DEL JINETE PÁLIDO

L’Homme qui tua Lucky Luke. Autor: Matthieu Bonhomme. Portada: Matthieu Bonhomme. 64 páginas a todo color. Lucky Comics / Dargaud. ISBN: 978-2884-71363-4. Bélgica / Francia, abril de 2016. 
L’Homme qui tua Lucky Luke. Autor: Matthieu Bonhomme. Portada: Matthieu Bonhomme. 72 páginas en blanco y negro. Lucky Comics / Dargaud. ISBN: 978-2884-71376-4. Bélgica / Francia, abril de 2016. 

Estoy seguro. Mi pobrísimo nivel de francés me condenó a quedar afuera (por lo menos) del 50 % de los logros y atractivos que exhibe este trabajo. Pero con lo que pude entender, me alcanza y sobra para darme cuenta de que tuve en mis manos una de las mejores historietas que este 2016 terminará por ofrecernos. Y si estoy tan convencido de ello, es porque el nivel artístico de Matthieu Bonhomme está afiatadísimo, elegante y sutilmente compenetrado del valor icónico que carga el mito que aborda respetuosa y desfachatadamente; siendo consciente de la ruptura que nos propone. Una ruptura que no es otra cosa que el salto cualitativo más importante que haya dado Lucky Luke desde que René Goscinny abandonara los guiones.



Es cierto que Bonhomme tuvo un plus que Achdé y sus escritores de turno no pueden ni siquiera soñar para la colección regular de las aventuras del cowboy más rápido que su sombra: Carta blanca para hacer lo que quiera con el personaje de Morris, en un álbum unitario, fuera de la cronología oficial, que festeje los 70 años de vida del jinete solitario más trascendente de la bande dessinée. Y si pensamos al Lucky Luke clásico como una mirada satírica sobre los elementos característicos e identitarios del western, apropiados desde el canon humorístico francobelga; L’Homme qui tua Lucky Luke desanda ese territorio hasta darlo vuelta, echando una mirada realista sobre el canon francobelga, recuperando la perspectiva seria y oscura que postuló el western en las capaces manos de John Ford y el Clint Eastwood post Sergio Leone. 



Después de la primera página, que cierra con el cadáver de Lucky Luke, la cara hundida en el fango y el cuerpo despatarrado tras el disparo certero con que concluyó el duelo, Bonhomme nos atrapa en un flashback que conjuga el drama shakespereano y el juego de espejos borgeano, en una trama que incorpora notas del policial, la crónica social y algunas secuencias de humor que descompriman la tensión de una época dura y desasosegada, difícil de sobrellevar para los hombres y las mujeres que aprendieron a esconder su noble corazón bajo la ropa sucia y una piel curtida por los aires impiadosos del desierto. 



Los silencios se muerden, las miradas presagian las tormentas; y una serie de extrañas alianzas terminará eclosionando con la furia de la naturaleza. No en vano todo remite a The Man Who Shot Liberty Valance, mítico western de John Ford protagonizado por John Wayne, James Stewart y Lee Marvin, donde la duda está clavada permanentemente en la psiquis de los personajes y en los ojos del espectador; y la incertidumbre no nos permite develar si aquello que estamos viendo es tan así como lo estamos viendo. Se trata de un lejano oeste marcado por la fiebre del oro, pesado y lluvioso, polvoriento y, sobre todas las cosas, traicionero. El lugar ideal para las peleas de salón, las diligencias atacadas por los pieles rojas, los linchamientos y el infaltable duelo al sol. Por ello, no queda aquí espacio para Rantamplanes ni Daltons, apenas para una participación (central y, a la vez, periférica) de Laura Legs, pelirroja (muy) secundaria a la que conocimos en El gran duque



Un álbum estimulante, que definitivamente abre nuevas posibilidades a un modelo que parecía agotado por sus propios estereotipos, L’Homme qui tua Lucky Luke (algo así como El hombre que mató a Lucky Luke) logra, paradójicamente, insuflarle nueva vida al viejo cowboy, humanizándolo a través de la reinterpretación sentimental. Y contándonos, de paso, cómo y por qué Lucky Luke dejó de fumar. 
He’s still a poor lonesome cowboy… A long way from home. Gracias a Bonhomme. 
Fernando Ariel García

miércoles, 27 de abril de 2016

HARDCORE: MISIÓN EXTREMA: GAME OVER

Hardcore: Misión extrema. Director: Ilya Naishuller. Protagonistas: Sharlto Copley, Haley Bennett, Danila Kozlovsky y Tim Roth, entre otros. Guionista: Ilya Naishuller. Productor: Timur Bekmambetov. Huayi Brothers Pictures / Bazelevs / Versus Pictures. Rusia / EE.UU., 2015. Estreno en la Argentina: 28 de abril de 2016. 

No me gustan los videojuegos. Nunca pude lograr que me engancharan. Me aburrían los fichines y, en el prehistórico Sacoa, sólo jugaba al tejo. El viejo Atari me hacía doler (mucho) la cabeza, así que no quiero ni imaginar la jaqueca que me dejaría la última versión de PlayStation. Con este historial, tenía más que claro que Hardcore: Misión extrema (Hardcore Henry) no iba a ser una película que me tuviera entre su público objetivo. Aun así, se me hizo más larga, pesada, tonta, intrascendente y gratuita de lo que había imaginado. 


Película ideal para una pijamada adultoscente de Beavis y Buttheads nostálgicos, con ganas de desperdigar cadáveres virtuales de las maneras más sanguiñolientas y explícitas posibles, disparando chistes estúpidos mientras van eligiendo el arsenal más variopinto posible, como si alcanzara con el exceso para ser Tarantino. 


Filmada con una cámara GoPro y contada desde la perspectiva única del protagonista, reproduciendo la óptica clásica de los videojuegos de acción, Ilya Naishuller alcanza aquí un notable prodigio narrativo: Quitarle toda capacidad empática a la cámara subjetiva, sacándonos de la piel (y los ojos) del Henry del título original, anulándonos el interés, la sorpresa, la atención y la tensión que ese tipo de plano guarda en su adn. 
Algunos momentos de la banda sonora están bien. Game Over para mí. 
Fernando Ariel García

martes, 26 de abril de 2016

ELLOS VIENEN POR TI: DE LO ANTINATURAL A LO SOBRENATURAL

Ellos vienen por ti. Director: Michael Petroni. Protagonistas: Adrien Brody, Sam Neill, Bruce Spence, Robin McLeavy, Malcolm Kennard, Jenni Baird y Anna Lise Phillips, entre otros. Guionista: Michael Petroni. Head Gear Films / Metrol Technology / Screen Australia /See Pictures. Australia, 2015. Estreno en la Argentina: 28 de abril de 2016. 

¿Hay algo más terrorífico que lo sobrenatural? Claro que sí: Lo antinatural. Lo sobrenatural es algo que claramente excede nuestras capacidades de comprensión, una serie de fenómenos (reales o irreales) inexplicados y tal vez inexplicables por la ciencia, que van desde los milagros hasta los fantasmas; y la idea de que el más allá pueda estar mucho más acá de lo que nos gustaría admitir. Antinatural es aquello que nos resulta emocional y psicológicamente inabarcable, inentendible, injusto, inhumano. La muerte de un hijo es todo eso y (mucho) más. El horror absoluto. 


Los primeros 40 minutos de Ellos vienen por ti (Backtrack, 2015) exponen la abrumadora complejidad que enhebra lo sobrenatural con lo antinatural. La certeza del dolor que desborda al matrimonio del psicólogo Peter Bower (la máscara soberbia de un Adrien Brody lleno de matices) nos clava la duda sobre su sanidad mental. No es para menos. La vida le ha sacado todo sentido a su vida y lo ha abandonado en este mundo para que intente encontrarle un sentido al sinsentido que lo acompañará hasta el último hálito. 


Michael Petroni, guionista y director, hace todo bien hasta que decide tomar partido por lo sobrenatural. Y después de esa charla por demás explícita entre el psicólogo y una de sus pacientes, a bordo del tren, la película resigna la intangibilidad del miedo que tan escrupulosamente había venido construyendo para dedicarse a los golpes de efecto que el género adocenó como marca de fábrica. 


Una pena. No por aquello en lo que terminó convertida Ellos vienen por ti (una de las mejores películas típicas del terror globalizado desde Hollywood tras Sexto sentido y Los otros), sino por aquello que eligió abandonar en el camino. La posibilidad de instalarse como atípica novedad, bienvenida punta de lanza de una variable más ligada al vértigo del vacío existencial que a la demanda terrena de cualquier espectro errante pasado de FX.


Nos quedan los primeros 40 minutos. Un ejercicio furibundo de cine que demuestra que en este mundo existe algo mucho más terrorífico que lo sobrenatural. Aquello que nos resulta imposible hasta el intentar imaginarlo. ¿Qué haríamos frente a lo antinatural? 
Fernando Ariel García

"CAPITÁN AMÉRICA: CIVIL WAR" SE ESTRENA EN LA ARGENTINA EL 5 DE MAYO

(Información de prensa) Divididos caeremos. Capitán América: Civil War (Captain America: Civil War, EE.UU., 2016) se estrena en la Argentina el próximo 5 de mayo.


La película de Anthony y Joe Russo está protagonizada por Chris Evans (Capitán América), Robert Downey Jr. (Iron Man), Scarlett Johansson (Viuda Negra), Sebastian Stan (Soldado del Invierno), Anthony Mackie (Halcón), Don Cheadle (Máquina de Guerra), Jeremy Renner (Ojo de Halcón), Paul Bettany (Visión), Elizabeth Olsen (Bruja Escarlata), Paul Rudd (Ant-Man / Giant-Man), Emily VanCamp (Sharon Carter, Agente 13), Frank Grillo (Crossbones), William Hurt (general Thaddeus Ross), Daniel Brühl (Barón Zemo); y la incorporación al Universo Marvel cinematográfico de Chadwick Boseman (Pantera Negra), Tom Holland (Hombre-Araña) y Marisa Tomei (May Parker, tía del trepamuros. 


Capitán América: Civil War encuentra a Steve Rogers como líder del recién formado equipo de Los Vengadores en sus continuos esfuerzos por salvaguardar la humanidad. 




Pero, luego de que otro incidente -que los involucra- deja daños colaterales, aumenta la presión política para instalar un sistema de responsabilidad y control, encabezado por un órgano de gobierno que supervise y dirija al equipo. 




El nuevo status quo fractura a Los Vengadores en dos facciones: Una, liderada por Steve Rogers y su deseo de que Los Vengadores permanezcan libres para defender la humanidad sin interferencias del Gobierno. 




Y la otra, surgida a partir de la sorpresiva decisión de Tony Stark de apoyar la supervisión y rendición de cuentas al Gobierno. 
Y vos, ¿de qué lado estás?