jueves, 11 de agosto de 2016

ESCUADRÓN SUICIDA: MALOS DE BUEN CORAZÓN, BUENOS DE MALA ENTRAÑA

Escuadrón Suicida. Director: David Ayer. Protagonistas: Will Smith (Floyd Lawton / Deadshot), Jared Leto (Joker), Margot Robbie (Harleen Quinzel / Harley Quinn), Joel Kinnaman (Rick Flagg), Viola Davis (Amanda Waller), Jai Courtney (Digger Harkness / Capitán Boomerang), Jay Hernandez (Chato Santana / El Diablo), Adewale Akinnuoye-Agbaje (Waylon Jones / Killer Croc), Cara Delevingne (June Moon / Encantadora) y Karen Fukuhara (Tatsu Yamashiro / Katana), entre otros. Participación especial de Ben Affleck (Bruce Wayne / Batman), Ezra Miller (Barry Allen / Flash), Adam Beach (Christopher Weiss / Slipknot) y Jim Parrack (Jonny Frost). Guionista: David Ayer, basado personajes y situaciones del universo superheroico de DC Comics, especialmente el trabajo de John Ostrander y Luke McDonnel en Suicide Squad. Warner Bros./RatPac-Dune Entertainment/DC Entertainment/Atlas Entertainment. EE.UU., 2016. Estreno en la Argentina: 11 de agosto de 2016. 


DC sigue sin encontrarle la vuelta al traspaso cinematográfico de su universo superheroico. Y si bien Escuadrón Suicida (Suicide Squad) logra levantar la puntería con respecto a Batman vs. Superman, el listón estaba tan bajo que ese trabajo no necesitaba de ningún esfuerzo superhumano. El mejor salto cualitativo, de todas formas, viene por el lado del casting, realmente muy afiatado. A fuerza de oficio y carisma, Will Smith, Margot Robbie, Viola Davis y Jay Hernandez cargan sobre los hombros de sus personajes (Deadshot, Harley Quinn, Amanda Waller y El Diablo) el peso de una película extremadamente larga, argumentalmente pobre y visualmente previsible. Mención aparte para Jared Leto, que dota a su Joker de un registro propio y personal, creativamente diferenciado del personaje construido anteriormente por Cesar Romero, Jack Nicholson y Heath Ledger. Ni mejor ni peor, distinto. Y eso sí está bueno.


El problema más grande que enfrenta el Escuadrón Suicida no pasa por el fenómeno sobrenatural que pone al mundo (otra vez) al borde de la destrucción. El verdadero villano de la película, aunque la pantalla se empeñe en mostrar otra cosa, es el guionista y director David Ayer, que eligió pasarle de largo al enfoque político de las primeras tramas del cómic realizado por John Ostrander y Luke McDonnell a mediados de los ’80, para abrazar el melodrama fantástico, aunque la premisa que mueve a Amanda Waller pone en evidencia el manejo del real poder tras la sombras, esa irresuelta tensión entre el mal menor y el mal mayor que la lleva a formar este grupo paraestatal de criminales, obligados a realizar misiones encubiertas para el Estado.


Por culpa de los flashbacks amontonados al principio del metraje, para contar los orígenes de tantos personajes, el filme termina empezando (más o menos) una hora después de que arrancara la película. Y cuando por fin se decide a avanzar, la incoherencia y los artificios huecos dejan al desnudo lo lineal, chato y previsible de la aventura que se desencadena ante nuestros ojos. Por suerte, el tono elegido para contar el relato está bastante lejos de la hueca grandilocuencia heredada de la trilogía de Batman a cargo de Christopher Nolan, pero se nota (demasiado) que Ayer se miró (enteritas y más de una vez) las pelis de Guardianes de la Galaxia y Deadpool, para ver cómo capitalizar la música retro y una buena dosis de humor y ligereza con que compensar el abuso de oscuridad.


Siguiendo el modelo que a Marvel le ha dado tan buenos resultados, Escuadrón Suicida aporta lo suyo buscando generar ansiedad y background para los largometrajes de la Liga de la Justicia pautados a partir del año que viene. Ahí está Ben Affleck con su doble participación especial como Batman y Bruce Wayne; el veloz cameo de Ezra Miller como Flash; la ambientación de parte de la trama en Midway City, la ciudad del Hombre Halcón en los cómics; la utilización de personajes oscuros como el villano Slipknot y Jonny Frost, secuaz del Joker creado por Brian Azzarello y Lee Bermejo para la novela gráfica Joker; y unos logrados guiños a las contribuciones de Bruce Timm, Alex Ross y John Ostrander. Pocos incentivos para esperar la secuencia entre los créditos finales, a esta altura un recurso tan poco original como este Escuadrón Suicida.  
Fernando Ariel García 

Links: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada