martes, 21 de junio de 2016

RINCÓN DE LA BOLSA: CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Rincón de la Bolsa. Guión: Nicolás Peruzzo. Arte: Gabriel Serra. Portada: Gabriel Serra. 56 páginas a color. Estuario Editora / Grupo Belerofonte / Ninfa Comics. ISBN: 978-9974-91-226-7. Uruguay, mayo de 2016. Descarga gratuita desde el sitio web de Ninfa Comics aquí

Boludeando por internet, mientras buscaba el sitio web de Ninfa Comics para descargarme esta historieta, encontré que Rincón de la Bolsa es (o fue) el nombre real de una ciudad emplazada en el área metropolitana de Montevideo. Desconozco si la aldea que pintan Nicolás Peruzzo y Gabriel Serra en la novela gráfica Rincón de la Bolsa se corresponde fehacientemente con la que está (o supo estar) en los mapas; y la verdad es que no importa mucho a la hora de entender el fresco social, político y humano que los autores transmiten con veracidad, nervio melancólico y esa sensibilidad de íntimo desasosiego que sólo late en las orillas rioplatenses.


Pensada y realizada para entablar un sincronizado diálogo ideológico, temático y estético con El astillero de Juan Carlos Onetti, la ciudad-pueblo a la que llegamos como lectores es el reflejo ideal de un Uruguay multitemporal, fusión simbólica que condensa en unos días de ficción el regional tránsito histórico que va de los tumultuosos ’60 a los traumáticos ’90. De ahí (supongo) la imposibilidad de escapar de esa atmósfera densa, pesada, agobiante, tan cansina como cansada, que resume el estado valdemariano de muerte suspendida, de falsa vida prolongada en la que han caído el lugar y sus habitantes. 


La razón es tan simple como conocida. Tras el cierre de la textil Larsen (homenaje directo al protagonista de la novela que Onetti publicó en 1961), el pueblo anarco-comunista de Rincón de la Bolsa encalló en esta zona fantasma que se engulló los trabajos, la dignidad y la identidad de las familias del lugar. La pulseada que ganó la nueva cultura empresarial del capitalismo salvaje, la perdió aquella veterana concepción sindical que tenía en el ascenso social de la clase trabajadora su motivación principal. 


Cinco años después del fin del mundo, el impacto social sigue golpeando con la misma fuerza, con la misma persistencia. Rincón de la Bolsa está hecho bolsa, no llega a ser ni la sombra de lo que supo ser gracias a las conquistas sociales que les fueron vilmente arrebatadas. A este paraje olvidado de las manos de Dios y del Estado cae un auditor, atravesado por problemas familiares y existenciales, para decidir sobre el futuro inmediato de la textil. Sin saber que el proceso lo llevará a decidir también sobre su futuro inmediato y sobre el futuro inmediato del pueblo, sus habitantes y las recargadas expectativas que su presencia ha generado en las calles, las casas y las mesas del lugar. 


Más allá de la afiatada crónica del desbarranque programado de un proyecto industrial, esta recopilación expandida de la historieta serializada en la revista Lento entre abril y diciembre de 2015, consigue poner en palabras, en rostros, en emociones, la profundidad de las cicatrices causadas por la aniquilación del Estado de Bienestar. No sólo en el desamparo colectivo generado por la retirada de las políticas sociales redistributivas e igualadoras, sino (y sobre todo) en el ámbito privado de las personas, hombres y mujeres a quienes les fue quitado todo, hasta la capacidad de imaginarse felices. 
Fernando Ariel García

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada