miércoles, 22 de febrero de 2017

EL ESPACIO ENTRE NOSOTROS: LOS HOMBRES SON DE MARTE, LAS MUJERES DE LA TIERRA

El espacio entre nosotros. Director: Peter Chelsom. Protagonistas: Gary Oldman, Janet Montgomery, Asa Butterfield, Carla Gugino, Britt Robertson, B.D. Wong, Janet Montgomery, Trey Tucker, Scott Takeda y Adande Thorne, entre otros. Guionistas: Allan Loeb, Stewart Schill, Richard Barton Lewis. Los Angeles Media Fund/STX Entertainment/Southpaw Entertainment. EE.UU, 2017. Estreno en la Argentina: 2 de marzo de 2017. 

Chico conoce chica. Chica conoce chico. Se gustan, se atraen, se enamoran. Una película que ya vimos veinte mil veces, con Cary Grant y Deborah Kerr, con Meg Ryan y Tom Hanks; y hasta con vampiros y hombres lobos. En todos los casos, para poder consumar ese gran amor, los protagonistas deberán enfrentar un sinfín de problemas y vencer una cantidad inconmensurable de obstáculos. En El espacio entre nosotros (The Space Between Us), el inconveniente más grande viene dado por el espacio del título. Literalmente, porque el chico nació en Marte y la chica es de la Tierra (¿para no pagarle derechos de autor a John Gray?).


Adolescente comedia romántica de ciencia-ficción, la película de Peter Chelsom le rinde honores a su público potencial. Principalmente, porque adolece de originalidad y sorpresa (si están un poco atentos, van a adivinar el final bastante antes de que termine la peli). Porque a pesar de su premisa, asentada en un futuro cercano donde la vida en Marte está dejando de ser una fantasía para convertirse en incipiente realidad, el sustento fantacientífico no va más allá de un puñado de especulaciones puestas como verdades reveladas en las bocas de los científicos omnipresentes por la cinta. 


El grueso del metraje se lo lleva el enamoramiento de la parejita principal (Asa Butterfield y Britt Robertson), entremezclado con las historias personales de los adultos titulares (Gary Oldman y Carla Gugino), cada uno por su senda pero todos apuntando a la constitución del valor más conservador y verdadero que parece mover las fichas sobre el tablero: La necesidad de pertenecer a una familia y/o el deseo de conformarla. 
No vendría mal poner un poco de espacio entre uno y la película. 
Fernando Ariel García

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada