miércoles, 7 de abril de 2010

MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES

Ya lo dije antes, pero necesito repetirlo ahora. Con Bruce Timm a la cabeza, DC alcanzó una calidad inigualada (a escala conceptual y artística) con las distintas series de dibujos animados sobre sus personajes estrella. Y lo hizo sin resignar una de las premisas básicas de la Edad Plateada de las historietas norteamericanas de superhéroes: Cualquier revista puede ser la primera revista de un nuevo lector. Llevando la sentencia anterior al terreno de la animación televisiva o pensada directamente para el mercado de venta directa en DVD, queda claro que una película no sólo debe cuidar el desarrollo de la trama que cuenta, sino que también debe velar por que a todos los espectadores les queden debidamente claras las motivaciones de los personajes involucrados, sobre todo cuando son tantos (y algunos con tan poco tiempo en pantalla) como para ocupar la cantidad de líneas que ocupan en la ficha técnica que pueden encontrar al final de esta entrada.

En este sentido, Superman/Batman: Public Enemies es una película fallida. Totalmente fallida. Aunque sea una adaptación más que correcta y prolija del primer arco argumental de la revista Superman/Batman, a cargo de Jeph Loeb (guión) y Ed McGuinness (dibujos). El problema principal, que la versión de Sam Berkowitz no supo (o quiso) corregir, está en el cómic. No por la calidad, que pasa a ser materia de debate y opinión, sino por la asunción de un destinatario que, sí o sí, debe conocer los códigos previos y las historias particulares que unen/separan a los personajes, dentro y fuera de las viñetas. Porque es cierto que, para el lector iniciado, la historieta de Loeb y McGuinness teje entre los pliegues del relato distintos metamensajes que hacen a la historia de las historietas norteamericanas. A la relación de poder entre Superman y el Capitán Marvel como resignificación de la lucha entre dos editoriales por la propiedad comercial de una idea, por poner un ejemplo. O a la lucha que la escuela narrativa estadounidense viene perdiendo a favor del manga, por decir otro.

A todo aquel que no traiga consigo este background indispensable para entender disfrutando y disfrutar entendiendo lo que acontece frente a sus ojos, la película le significará una larga scuencia de peleas más o menos resueltas, más o menos vistosas, bastantes tediosas por la acumulación innecesaria de elementos consustanciales del Universo DC. Lo cual no deja de ser una lástima, porque Superman/Batman: Public Enemies esboza un par de aristas ideológicas más que interesantes, sobre todo las que hacen referencia a Lex Luthor (el máximo archivillano del Hombre de Acero) convertido en presidente de los EE.UU., cabeza visible de un Estado dictatorial, conspirativo, represivo, militarista y socialmente ausente que, en términos netamente históricos, coincidió y reflejó el periodo gubernamental de George W. Bush.

Pero esto es sólo al principio. Después, el resto del metraje se pierde en la anécdota de un meteorito de kryptonita verde que se acerca a la Tierra con intensiones de llevársela puesta, un viaje a Japón para apropiarse de un robot gigante capaz de detener la amenaza; y la restitución del status quo, verdadero leitmotiv de esta aventura.
Fernando Ariel García

Superman/Batman: Public Enemies
EE.UU., 2009
Director: Sam Liu
Protagonistas: Tim Daly (Superman), Kevin Conroy (Batman), Clancy Brown (Lex Luthor), C.C.H. Pounder (Amanda Waller), Allison Mack (Power Girl), John C. McGinley (Metallo), Xander Berkeley (Captain Atom), Ricardo Chavira (Major Force), LeVar Burton (Black Lightning), Corey Burton (Captain Marvel, Cyrus Gold y Solomon Grundy), Andrea Romano (Giganta), Michael Gough (Hawkman y Captain Cold), Calvin Tran (Toyman), Brian George (Gorilla Grodd), Rachael MacFarlane (Nightshade y Lady Shiva), Alan Oppenheimer (Alfred Pennyworth), Jennifer Hale (Starfire y Killer Frost) y Bruce Timm (Mongul), entre otros.
Guionista: Sam Berkowitz, en base a la obra original de Jeph Loeb y Ed McGuinness
Productor: Bruce Timm
Warner Bros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada