miércoles, 30 de marzo de 2016

"BUSCANDO A DORY" SE ESTRENA EN LA ARGENTINA EL 16 DE JUNIO

(Información de prensa) Un viaje inolvidable... que probablemente ella no recordará. Buscando a Dory (Finding Dory, 2016), la nueva producción de Disney Pixar, se estrenará en la Argentina el próximo 16 de junio. Secuela de Buscando a Nemo, la película dirigida por Andrew Stanton cuenta con los talentos vocales de Ellen DeGeneres, Albert Brooks, Ed O’Neill, Kaitlin Olson, Ty Burrell, Eugene Levy y la participación especial de Diane Keaton (en su versión original, obviamente hablada en inglés). 


Buscando a Dory le da nuevamente la bienvenida a Dory, la olvidadiza pez cirujano, quien se encuentra viviendo felizmente en el arrecife junto a Nemo y Marlin.



Cuando Dory repentinamente recuerda que tiene una familia en algún lugar y que puede estar buscándola, el trío parte en una aventura a través del océano hacia el prestigioso Instituto de la Vida Marina, un centro de rehabilitación y acuario en California. 


En un esfuerzo por encontrar a su mamá y papá, Dory recluta la ayuda de tres de los residentes más intrigantes del Instituto: Hank, un pulpo cascarrabias con poca paciencia para los empleados; Bailey, una ballena beluga que está convencida de que ha perdido sus habilidades de ecolocalización; y Destiny, un tiburón ballena miope. Navegando hábilmente a través de las complejas aguas del Instituto de la Vida Marina, Dory y sus amigos descubren la magia de los defectos, las amistades y la familia. 


Dory (Ellen DeGeneres) es una olvidadiza pez cirujano con una personalidad optimista. Ella sufre de pérdida de memoria a corto plazo, lo cual normalmente no modifica su actitud alegre. Hasta que comprende que ha olvidado algo realmente importante: Su familia. En Marlin y Nemo ha encontrado una nueva familia, pero está atormentada por la creencia de que hay alguien por allí que la busca. Dory podrá tener problemas para recordar exactamente qué –o a quién- está buscando, pero no se rendirá hasta descubrir su pasado y hallar algo más en el camino: La auto-aceptación. 


Marlin (Albert Brooks) habrá viajado a través del océano alguna vez, pero eso no significa que desee volver a hacerlo. Por ello no se emociona ante la oportunidad de acompañar a Dory a una misión por la costa de California para localizar a su familia. Marlin, por supuesto, sabe qué se siente al perder a la familia, y que fue Dory quien lo ayudó a hallar a Nemo no hace mucho tiempo. El pez payaso quizás no sea divertido, pero es leal; y comprende que no tiene más opción que empacar su energía nerviosa y su escepticismo y embarcarse en otra aventura, esta vez para ayudar a su amiga. 


Un año después de su gran aventura en ultramar, Nemo (Hayden Rolence) volvió a ser un chico normal: Va a la escuela y vive en el arrecife de coral con su padre y su vecina, Dory. Sus convulsionadas andanzas no parecen haber debilitado su espíritu. De hecho, cuando Dory recuerda tramos de su pasado y anhela emprender un ambicioso recorrido oceánico para encontrar a su familia, Nemo es el primero en ofrecer su ayuda. Él podrá ser un pez payaso joven y con una aleta especial, pero cree de verdad en Dory. Después de todo, él sabe lo que es ser diferente. 


Jenny (Diane Keaton) y Charlie (Eugene Levy) son los padres de Dory, su única hija. Ellos la mimaron y protegieron e intentaron darle las habilidades que necesita para recorrer el mundo con una memoria defectuosa. Jenny puede parecer alegre y un poco frívola, pero es una madre protectora y un modelo de conducta muy inteligente. A Charlie le gusta bromear, pero nada era más importante para él que enseñar a su desmemoriada hija cómo sobrevivir. 


Bailey (Ty Burrell) es la ballena beluga residente del Instituto de la Vida Marina, quien está convencido de que sus habilidades de navegación por sonido están estropeadas. La buena noticia –o mala, según a quién se le pregunte- es que los doctores del Instituto no encuentran nada errado en él. La propensión de Bailey por el drama nunca deja de molestar a su vecina, la tiburón ballena Destiny, quien no sabe qué hacer para llegar a él, pese a lo mucho que intenta. Quizás pueda escuchar los consejos de su nueva amiga Dory, quien parece estar llena de ideas locas. 


Destiny (Kaitlin Olson) podrá ser una nadadora torpe, pero tiene un gran corazón. En realidad, tiene un "gran" todo; los tiburones ballena son los más grandes del océano. Destiny vive en el Instituto de la Vida Marina, donde un día aparece en su tanque un pez cirujano azul extrañamente familiar, llamado Dory. Destiny se siente ciertamente avergonzada por su falta de gracia, producto de su mala visión, pero Dory piensa que nada muy bien y está encantada de saber que su enorme amiga también habla cetáceo. 


Becky (Torbin Bullock) es un excéntrico y alocado pájaro acuático que se siente atraído por Marlin. Pese a que inspira poca confianza, especialmente en cierto pez payaso muy escéptico, él es más inteligente de lo que parece. 


Hank (Ed O’Neill) es un pulpo sin sentido del humor que, a pesar de tener sólo siete tentáculos, es tan competente como el resto de los pulpos que tienen ocho. Un consumado artista del escapismo, con enormes capacidades de camuflaje, Hank es el primero en recibir a Dory cuando ella llega al Instituto de la Vida Marina. Pero, a no equivocarse: Él no está buscando una amiga. Sólo quiere una cosa: Un lugar en un camión que lo transporte hasta un acogedor centro en Cleveland, donde disfrutará de una pacífica vida en soledad. 


Maestro Raya (Bob Peterson) es el maestro del arrecife y amante de la música, quien se toma muy en serio la educación de Nemo y la de sus compañeros de estudios submarinos. Nadie disfruta más de su clase que Dory, quien presta servicios como su alegre –aunque innecesaria- ayudante durante sus educativas excursiones. 


Fluke (Idris Elba) y Rudder (Dominic West) son una pareja de leones marinos perezosos que fueron rehabilitados en el Instituto de la Vida Marina. Marlin y Nemo los encuentran durmiendo en una cálida –y muy codiciada- roca cerca del centro. Estos leones marinos realmente saben disfrutar de su tiempo libre y prefieren no ser molestados durante su siesta, pero son menos malhumorados de lo que parecen. 


Crush (Andrew Stanton) y su Chiqui (Bennett Dammann) podrían ser las tortugas más geniales de todo el océano. Siempre están dispuestos a "darle una aleta" a un pez que lo necesita. Recorrer el océano durante más de cien años tiene, sin dudas, sus ventajas. 


Las Nutrias son demasiado lindas. En serio, ¿quién puede resistirse a sus dulces caras peludas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada