jueves, 3 de noviembre de 2016

ANTHROPOID: DE LA TRAICIÓN Y DE LOS TRAIDORES

Anthropoid. Director: Sean Ellis. Protagonistas: Cillian Murphy, Jamie Dornan, Charlotte Le Bon, Anna Geislerová, Harry Lloyd, Alena Mihulová, Marcin Dorocinski, Bill Milner, Sam Keeley, Jirí Simek, Mish Boyko, Václav Neuzil, y Andrej Polak, entre otros. Participación especial de Toby Jones. Guionistas: Sean Ellis, Anthony Frewin. LD Entertainment / Lucky Man Films. República Checa / Reino Unido / Francia, 2016. Estreno en la Argentina: 3 de noviembre de 2016. 

Si Anthropoid plantea una hipótesis, se me ocurre, es la siguiente: Antes y durante la Segunda Guerra mundial, la traición motorizó la Historia checoslovaca. Todo arrancó en 1938, con la firma del Pacto de Munich mediante el cual el Reino Unido, Francia e Italia acordaron la entrega de Checoslovaquia a Alemania, como si eso fuera a calmar las ansias expansionistas de Hitler. Poco le importó a los Aliados que el nazismo aplastara y asesinara con sadismo y crueldad a todo un pueblo, mientras pudieran mantener la sensación de seguridad sobre sus propios territorios. 


Un año después, con la invasión a Polonia las cosas cambiaron. Para los Aliados, claro, porque Checoslavaquia seguía ocupada a sangre y fuego bajo la salvaje represión comandada por el general de las SS Reinhard Heydrich, bautizado El carnicero de Praga por su salvaje accionar represivo, uno de los principales arquitectos del Holocausto y tercero en importancia jerárquica del Reich, tras el Führer y Himmler. 


Sobre este escenario, el director Sean Ellis narra (de manera impecable y algo morosa, por cierto) el desarrollo de la operación que da título al filme. Un hecho histórico al que el guión (imagino) inoculó algo de ficción melodramática para humanizar al grupo de paracaidistas checoslovacos que vuelven a su patria con un único objetivo: Matar a Heydrich, sin permitirse pensar qué podría llegar a pasarles (a ellos y a su Nación) después de semejante hecho. 


Articulada en tres grandes momentos (la preparación del atentado, el atentado y las represalias nazis), Anthropoid trabaja muy bien los climas, la tensión, la inseguridad, el miedo y la determinación férrea que balancean (no muy equilibradamente) los personajes principales, siempre manipulados y utilizados por los Aliados y el Gobierno checoslovaco establecido en Londres. Una misión suicida para una resistencia tan heroica como diezmada, que desembocará en la última larga secuencia, inscripta en el realismo bélico de cuidado trazo grueso, espectacular en la pantalla pero mucho menos movilizador que los pocos minutos documentales que abren la película. 


Y si todo empezó con una traición, es lógico que termine con otra. Más vil y representativa de los verdaderos poderes en juego en esos campos de batalla (el real y el simbólico, claro). Una película checa (co-producida con Francia e Inglaterra), que narra un épico momento de la historia checoslovaca, protagonizado por checoslovacos hoy considerados héroes patrios que, sin embargo, está íntegramente hablada en inglés. 
Como para que quede claro quién ganó la guerra, no? 
Fernando Ariel García

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada