lunes, 11 de julio de 2016

EL MUNDO SOBRENATURAL DE HARLOCK: SALTO DE FE

El mundo sobrenatural de Harlock. Autor: Hernán Ostuni. Ilustraciones: Horacio Lalia, Juan Bobillo, Jok, Fernando Calvi, Rubén Meriggi, Enrique Alcatena, Jorge Lucas, Sanyú, Salvador Sanz, J. Condemn, Dearand. Historieta: Diego Arandojo (guión) y Horacio Lalia (dibujos). Portada: Fernando Baldó. 72 páginas en blanco y negro. Oráculo Ediciones. ISBN: 978-987-46170-0-2. Argentina, marzo de 2016. 

Hadas fotografiadas. Aparecidos sin memoria ni historia reconocibles. Figuras míticas. Maniquíes embrujados y muñecos malditos. Cuadros que lloran y obras de arte hechizadas. Voces del más allá. Libros escritos por el Diablo. Niños de ojos negros. Fantasmas en busca de redención. Cajas contenedoras de demonios. Canciones que inducen al suicidio. Espejos habitados por presencias. Numerologías varias.


Dibujo de Enrique Alcatena

Desde que el hombre es hombre (¿o desde antes?), el pensamiento se ha visto desafiado por fenómenos inexplicables e inexplicados, o explicados por razones que la razón se rehúsa a aceptar como posibles, como probables. Allí donde los postulados científicos y/o naturales no alcanzan a echar luz sobre dicha fenomenología, lo sobrenatural posa su manto de sombras, ocupando con su contundente presencia todas las dimensiones de nuestra ansiedad, de nuestros miedos primarios.

Las hadas que sedujeron a Sir Arthur Conan Doyle

Conozco a Harlock hace mucho. Y desde hace mucho vengo siguiendo su peregrinar obsesivo, detallista y minucioso por los vastos territorios de la duda. Como buen sibarita de lo oculto, lo suyo no es la superchería barata, pergreñada para explotar el gusto por lo terrorífico que tanto seduce a las multitudes desde cualquier soporte narrativo. Coleccionista compulsivo de historias, de mitos, de leyendas, de instantáneas que sustentan los relatos folclóricos de las grandes ciudades y de los olvidados rincones que este mundo tiene para ofrecernos, Harlock se ha especializado en los hechos de identidad contradictoria, aquellos que resumen la tensión entre la prueba y la percepción, entre lo dicho y lo silenciado, entre la cognición y la fe. 

Dibujo de Horacio Lalia

En este, su primer libro, El mundo sobrenatural de Harlock se abre ante nuestros ojos en una serie de artículos histórico-periodísticos de raíz divulgativa. En todos los casos, se trata de eventos que han sido estudiados por la ciencia y la tecnología, tanto en las épocas originarias como en las actuales. Y en cada uno de ellos, el balance final ha sido siempre el mismo. No se ha podido probar que fueran verdaderos, pero tampoco se ha podido probar que fueran falsos o fraguados. Lo único incuestionable es la confirmación empírica de su existencia. 

Gloomy Sunday, la canción que induciría al suicidio, en la voz de Billie Holiday

Hay más cosas en el cielo y la tierra de las que pueda soñar nuestra filosofía, escribió Shakespeare un par de siglos atrás. Harlock ya las ha visto todas, porque ha estado allí. De ese conocimiento surge su compromiso con las distintas verdades, su pasión por abrirnos las puertas del discernimiento hacia lo infinito. Tiene las llaves de los Reinos y nos invita a dar el primer paso hacia el abismo. Nos promete respuestas, pero no nos da ninguna seguridad. ¿Estamos dispuestos a dar ese salto de fe? 
Fernando Ariel García

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada